A un año de la desaparición de Ana Lizbeth

Missael Dávila
12 de Julio 2019, 07:00 horas.
A un año de la desaparición de Ana Lizbeth

Foto: Archivo

La menor fue raptada en el municipio de Juárez el 15 de julio del 2018 y encontrada sin vida a escasos metros de su domicilio 48 horas después

Monterrey.- Un año ha pasado desde la desaparición de Ana Lizbeth Polina Ramírez, la pequeña de 8 años que fue secuestrada y asesinada en 2018 por un expolicía en la colonia Vistas del Río, en el municipio de Juárez.

La historia de "Anita", como la conocían de cariño, llegó hasta medios nacionales e internacionales y sembró en los regiomontanos un sentimiento de terror e intranquilidad.

Nota relacionada: ¿Qué pasó con Ana Lizbeth?

Todo comenzó la tarde noche del domingo 15 de julio a las 19:30 horas, cuando su madre, Dulce Edith Ramírez Gutiérrez, se dirigió a las instalaciones de la ruta 527, ubicadas en la mencionada colonia. Ese día, decidió llevar a su hija para que esperara mientras terminaba su turno en el trabajo. 

Ana Lizbeth esperaba en el parque de enfrente, estaba jugando en un resbaladero cuando de pronto, gracias a un video captado por el circuito cerrado de la ruta, se apreció que un hombre de tez blanca, complexión robusta, que vestía una bermuda azul y una playera negra, la tomó de la mano y salió de la escena, desde ahí se perdió el rastro de Anita.

Fue en cuestión de minutos que ocurrió el rapto. Su madre, sin saber aun lo que había pasado y al no ver a su hija, pidió a uno de sus compañeros, un chofer, que le ayudara a encontrarla.

En poco tiempo, el padre de Anita, Francisco Jesús Polina, llegó hasta el lugar, llevaba comida para las dos, al llegar y enterarse, preocupado ayudó a buscarla en las inmediaciones del parque, en la iglesia, en escuelas, con amigos, con familia y además, difundió la noticia a través de redes sociales.

A las 21:00 horas, se comunicaron al 911 para reportar la desaparición a la policía de Juárez y hasta la tarde del lunes 16, los municipales finalmente informaron a la Fiscalía, a las 9 de la mañana se activó la primera Alerta Amber, pero 12 horas tuvieron que pasar, para que interviniera el Grupo Especializado en Búsqueda Inmediata (GEBI).

Cada minuto era clave, la esperanza de encontrar a su hija con vida no se esfumaba, la noche del lunes caía y eran cada vez más las voces de preocupación, la ciudadanía se mostraba molesta por el actuar de la policía de Juárez, pero la búsqueda no cesó, en la Colonia Vistas del Río fueron muchos los vecinos que no durmieron esa noche. 

La búsqueda no se limitó al estado de Nuevo León, a Anita se le buscaba en varios estados, y fueron guardias ciudadanos, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, Policías municipales de Juárez, de Fuerza Civil, efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional, familiares, amigos y vecinos los que participaron.

Finalmente, a las 17:30 del día siguiente, el martes 17, el cuerpo de la pequeña fue encontrado en un lote baldío, dentro de una bolsa negra de plástico y envuelto en sábanas, a 200 metros de donde había sido raptada.

El estado desactivo la Alerta Amber y dio anuncio a la ciudadanía, confirmando la muerte de Ana Lizbeth, la causa, asfixia por sofocación, determinaron los forenses.

Juan Fernando "N", expolicía de Monterrey con 37 años de edad, identificado gracias al video del circuito cerrado obtenido por las autoridades, fue señalado como el principal sospechoso del crimen, por él, la Fiscalía ofreció 500 mil pesos como recompensa a quien lograra localizarlo. 


El exagente con antecedentes penales por crímenes sexuales, habría salido libre 10 años atrás, tras cumplir una pena de siete años, además, con dos órdenes de aprensión por un ataque sexual cometido en contra de dos menores de edad, informó el Fiscal General, Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, quien enfrentó el caso, apenas a un mes de haber ocupado el cargo.  

El miércoles 18 de julio 2018, un juez giró una orden de aprensión en contra de Fernando "N", y fue hasta la madrugada del jueves 19, que fue detenido e ingresado al Penal del Topo Chico. 

La muerte de Ana Lizbeth, provocó que ciudadanos de Nuevo León salieran a las calles para protestar en dos diferentes movilizaciones que se realizaron el domingo 22 de junio, una a las 11:00 horas frente a la Fiscalía y otra a las 18:00 horas en la Explanada de los Héroes. 

Los ciudadanos exigieron que se modificara el Artículo 22 Constitucional para que se aplicara al responsable la pena de muerte, además que se mejorara el protocolo de acción y el tiempo en que se activan las alertas por parte de las autoridades. 

Vestidos de blanco, ese mismo día, familias neolonesas recorrieron las calles principales del centro de Monterrey, en señal de solidaridad con la familia, y en un último acto, para recordar la inocencia perdida y honorar la vida de Ana Lizbeth, los manifestantes soltaron globos blancos y rosas en la Macroplaza, que se desvanecieron poco a poco en el cielo de aquel mes de junio, en donde se presentó un caso de feminicidio que pocos podrán olvidar.