Advierten crisis mundial ¡de chocolate!

Elliott Ruiz
31 de Mayo 2018, 06:15 p.m.
Foto: Marcela Gutiérrez
Luis Roberto Richards (Foto: Marcela Gutiérrez)

Experto asegura que el chocolate no conserva la esencia de su origen

Monterrey.- Para el chocolatero internacional, Luis Robledo Richards, el mundo vive una crisis de identidad en la fabricación del chocolate.

El fundador de Tout Chocolat, ha identificado este fenómeno en sus recorridos por Latinoamérica, Europa y Asia: El chocolate no conserva la esencia de su origen.

Robledo explicó que actualmente existen tres tendencias: La confección industrial, la extrema creatividad y la transformación del cacao.

En la primera, las grandes empresas chocolateras, elaboran productos estandarizados, en masa y sin esencia, alimentando el mercado, guiados por la dura competencia.

"A ellas les gusta confeccionar productos con chocolate y sus derivados: chocolate negro, cacao y azúcar, con leche, blanco, subproducto del exceso de manteca de cacao, avellana, chocolate caramelizado, etc.", describió Luis.

La extrema creatividad, la describe el doctor, como la mezcla del chocolate con productos poco comunes, como larvas, escorpiones, cucarachas y tocino.

"Gente  que cree que esto es algo súper creativo, creo que, muchas veces, no entiende  cual es el comportamiento del chocolate", opinó.

Transformar el cacao y hacerlo chocolate, es la tendencia favorita de Richards. Se trata de conservar en la placa de chocolate los aromas y sabores del cacao original.

"A mí no me interesa el relleno con crema o pulpa de frambuesa, hacer un relleno y después hacer un pastel o una galleta. Siento que estoy pisoteando todo lo que nos está aportando aromática y gustativamente", dijo.

"Tienes esos chocolates que siempre van a existir. Pero tienes esta otra opción, a Chiapas a Tabasco, empezamos a ver, a conocer estas historias de los agricultores, de los retos que llevan  las plagas y los hongos.

"Cuando tenemos el cacao en las manos, nos dan ganas de transformarlo y de llegar a un producto final  de excelencia", agregó.

Así invitó a los chefs chocolateros, desde el Museo de Arte Contemporáneo, a acercarse los estados del sur de México, en búsqueda de un chocolate más puro, como el que en Monterrey distribuye la familia Llanderal, con su proyecto ´Manos de cacao´.