AMLO no iba arriba en encuestas de 2012

Verificado 2018
01 de Junio 2018, 11:40 a.m.
AMLO no iba arriba en encuestas de 2012

Foto: Redes Sociales

Gustavo Madero, exdirigente nacional panista, difundió una encuesta de "Reforma" de hace seis años que llevaba en primer lugar a López Obrador

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador habría alcanzado 45 por ciento de la intención de voto en 2012 y, pese a ello, perdió, como sugiere una encuesta que circula en redes sociales difundida por Gustavo Madero, expresidente nacional del PAN. Sin embargo, la información es falsa

En realidad, la encuesta mostrada corresponde a las preferencias electorales en el Distrito Federal, donde el 10 de abril este candidato se encontraba 10 puntos por delante de Enrique Peña Nieto, con 35 por ciento y doblaba la intención de voto por Josefina Vázquez Mota, con 18 por ciento.

El candidato al Senado por el PAN, Gustavo Madero, compartió la imagen de la encuesta y señaló que "hoy, como hace 6 años, #EncuestaREFORMA pone a @lopezobrador_ en primer lugar, no duden que esto se repita de nuevo en 2024, en su cuarta candidatura!".

Pese a contener información falsa, el tuit obtuvo más de 5 mil 200 interacciones en Twitter. 

La imagen que difundió Madero se publicó en la página 10 del informe del 31 de marzo - 2 de abril de 2012 que entregó "Reforma" al entonces Instituto Federal Electoral (IFE), donde se señala que ese cuadro corresponde a la intención de voto de los capitalinos. 

Lo cierto es que el 31 de mayo de 2012, "Reforma" publicó en su portada una encuesta nacional en la que López Obrador se situaba con el 34 por ciento de la intención de voto, cuatro puntos por debajo de Peña Nieto. Aunque López Obrador redujo la brecha a lo largo de la campaña, como señala el periódico, en ningún momento superó los resultados de Peña Nieto en las encuestas. 

Propaganda contra encuestas

Las encuestas comúnmente son utilizadas como propaganda electoral o son descalificadas cuando los resultados no se adecúan a la estrategia de un candidato.

López Obrador, por ejemplo, ha criticado las encuestas de "Reforma" en otras ocasiones, como después del primer debate, cuando Ricardo Anaya salió ganador. En esa ocasión, López Obrador señaló que la encuesta "no refleja la realidad".

O cuando, en agosto de 2016, calificó la encuesta de este mismo diario como "cuchareada".

Sin embargo, este candidato celebró la última encuesta del diario, publicada el 30 de mayo, en la que este candidato obtuvo el 52 por ciento de la intención de voto. "La encuesta de hoy del Reforma nos obliga a redoblar esfuerzos. No aflojar el paso. Viene a la memoria aquella consigna de cuando comenzamos en Tabasco: ´¡Compañero, escucha, en la hamaca no se lucha!´", tuiteó López Obrador.

Margen de error

Roy Campos, director de la encuestadora Consulta Mitofsky, señala que en periodo electoral es "muy común" tratar de distraer la atención diciendo que van a fallar las encuestas. 

Añade: "lo que las encuestas miden es la probabilidad de ocurrencia de los eventos; no miden ni pronostican lo que va a pasar. Hoy es muy probable que López Obrador gane, pero no hay certeza; tiene 95 por ciento de probabilidades de ganar y 5 por ciento de perder, pero hay cosas que ocurren con menos del 5 por ciento de probabilidades. Es una probabilidad baja, pero no nula. 

"También existe la posibilidad de que las encuestas estén captando algo mal, como la espiral del silencio o el voto de vergüenza; gente que no se atreva a decir ´voy a votar por el PRI´ y puede que en la soledad de la urna voten por ellos. Pero también al revés: el PRI le da beca, le da programas sociales, y dicen que van a votar por él, pero al final votan por Andrés Manuel", agrega Campos. 

Encuestas de 2006

La imagen de las encuestas de 2012 se ha compartido en redes sociales junto a otra de las elecciones de 2006, en la que también se sitúa a López Obrador encabezando las encuestas. La foto corresponde a una publicación de Reforma del 16 de marzo de 2006. 

Si bien este candidato inició liderando la preferencia de voto en las elecciones de ese año, pasó de tener un 41 por ciento de intención de voto, en marzo, a 36 por ciento en junio, sólo dos puntos por encima de Felipe Calderón, quien le había superado en las encuestas de abril y mayo.