AMLO no quiere seguridad

Jair Ibarra y Felipe Barrera
06 de Julio 2018, 06:00 a.m.
AMLO no quiere seguridad

Foto: Especial

López Obrador ha señalado que busca privacidad, pero la ley lo obliga a ser vigilado por el Estado Mayor

Ciudad de México.- Ante la negativa a utilizar guardaespaldas y rechazar el servicio de seguridad que se ofrece a la Presidencia de la República a través del Estado Mayor Presidencial, el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha encendido "focos rojos" tanto en las instancias encargadas de la seguridad nacional como al interior del Congreso y de su propio partido político, Morena.

Como candidato presidencial, tanto en 2006 como en 2012 y en 2018, López Obrador rechazó la seguridad ofrecida por el Gobierno Federal y ahora que ya es virtual Presidente electo, sigue permitiendo el acceso de la gente a su persona y viaja sólo con su chofer en un auto compacto.

Al respecto, Martín Santos, consultor en temas de seguridad, señaló que está establecido en la ley que tanto el Presidente, su familia y quienes integran su equipo de primer nivel deben contar con vigilancia.

"No es que quieran o no, deben de traer un equipo, a lo mejor porque se sienten invadidos en su intimidad no quieren, pero es por el bien de la nación porque ahora representa a millones de mexicanos y no puede andar sin seguridad.

"Tanto él como su familia, su equipo de gabinete de primer nivel, es un protocolo establecido y se tiene que cumplir, quiera o no", dijo el entrevistado, quien ha formado parte de equipos de vigilancia de funcionarios.

El pasado martes, cuando López Obrador llegó a su cita con el presidente Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional lo hizo acompañado solamente por su chofer, eso movilizó a los elementos del Estado Mayor Presidencial y a los militares que custodian el recinto, quienes intentaron controlar a la multitud de reporteros y ciudadanos que se abalanzaron sobre el auto compacto.

"No me gustan las escoltas ni los guardaespaldas, a mí me va a cuidar el pueblo, y ustedes (los reporteros), pero nada más no me vayan a apachurrar", comentó en esa ocasión el político de Tabasco.

Después de la reunión con Peña Nieto, agregó que todos los elementos del Estado Mayor Presidencial serán retirados de Palacio Nacional y de Los Pinos.

"El Estado Mayor Presidencial se va a incorporar a la Secretaría de la Defensa Nacional por completo. Ya no va a estar el Estado Mayor Presidencial encargado de custodiar al Presidente de la República", recalcó.

Una vez que Andrés Manuel López Obrador rinda protesta ante el Congreso de la Unión como Presidente Constitucional tendrá que informar a la nación cómo sería la seguridad para él y su familia.

El Congreso, a su vez, también tiene facultades para advertir los riesgos para el país si el Presidente de la República sufre algún atentado.

Santos, el especialista en seguridad, advierte los riesgos de no proteger adecuadamente a un funcionario de este nivel.

"No se puede jugar con la seguridad del Presidente sólo porque él lo dice, es algo que se debe de cuidar, lo recomendable es que sea discreto su equipo de seguridad, pero no se puede estar arriesgando a un atentado, podría ocasionar problemas económicos a nivel nacional.

"No se puede estar jugando con la tranquilidad de un país sólo porque no quiere; se tiene que llevar a cabo, porque ya es el Presidente de México", indicó Santos.