Clinton urge a votar contra 'radicalismo'

EFE
06 de Noviembre 2018, 11:07 a.m.
Clinton urge a votar contra radicalismo

La excandidata demócrata a la presidencia exhortó a los ciudadanos estadounidenses a votar contra el radicalismo y corrupción de Trump

Washington.- La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton instó hoy a los ciudadanos a salir "a decir basta" y votar en las elecciones legislativas en Estados Unidos contra "el radicalismo, la intolerancia y la corrupción" que, a su juicio, han caracterizado la Presidencia del republicano Donald Trump.

"En los últimos dos años, hemos visto cómo este Gobierno ha atacado y socavado nuestros valores e instituciones democráticas. Hoy, decimos basta", afirmó Clinton en una serie de mensajes en su cuenta de Twitter.

La también exsecretaria de Estado (2009-2013) bajo la Presidencia de Barack Obama subrayó que "no se trata solo de votar contra el radicalismo, la intolerancia y la corrupción".

"Votaremos por candidatos fantásticos de todo el país - incluido un histórico número de mujeres - que quieren subir los salarios, luchar por la justicia y ayudar a más gente tener acceso a servicios de salud", agregó Clinton, quien perdió las elecciones presidenciales de 2016 frente a Trump, en una de las campañas más agresivas de la historia reciente de EU.

En los comicios de hoy se renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes y un tercio de los cien del Senado.

Los sondeos dibujan un panorama favorable para los demócratas en la Cámara de Representantes, donde necesitan ganar 23 escaños para recuperar una mayoría que los republicanos han ostentado desde 2011.

En el Senado, el mapa es mucho menos favorable para los progresistas, donde tienen que defender más asientos que los republicanos, y en estados especialmente conservadores.

Actualmente, los republicanos tiene una mayoría de 51 a 49 en la Cámara Alta, que los sondeos apuntan a que se mantendría.

Además de las legislativas, los ciudadanos de 36 estados están llamados a elegir a sus gobernadores, en unos comicios que son interpretados como un examen a la gestión de Trump.