Cómo prevenir fraudes online

Redacción ABC
18 de Octubre 2018, 12:36 p.m.
Cómo prevenir fraudes online

Foto: Especial

¿Cómo saber, entonces, cuándo un sitio es seguro y cuándo no? A continuación te comentamos todo lo que debes saber al respecto

Ciudad de México.- Con la llegada de Internet y las nuevas tecnologías, nuestras formas de relacionarnos, de consumir y de buscar información se han visto revolucionadas de gran manera, lo que lleva a que todavía estemos adaptándonos y aprendiendo cosas nuevas. En esa misma dirección, la seguridad en línea es una materia que muchos no han rendido del todo, pero que es menos difícil de lo que suponemos. ¿A qué tipo de sitios se les puede confiar nuestros datos con total seguridad? ¿Son confiables las compras en línea o las apuestas en la web? Para responder esas preguntas claves, es necesario seguir una serie de importantes pasos que te harán estar a la vanguardia.

En primer lugar, una clave para lograr darse cuenta de la seguridad de un sitio de manera ágil y práctica es cerciorarse de la presencia del código "https" antes del link que estamos visitando. Muchos navegadores suelen remarcar ese código con un color especial, para que el estímulo visual pueda ayudarnos a notarlo más velozmente. A su vez, se suele reforzar esa información con agregados como un tic verde o un mensaje de "Es seguro". Si tu navegador de cabecera te advierte que un sitio no es seguro, te recomendamos salir de allí. Si se trata de un sitio de tu confianza, antes de arriesgarte es mejor escribirles por correo o por redes sociales avisándoles del problema. Lo mismo puedes confiar en sitios que posean Un certificado SSL, que es un protocolo de seguridad internacional que logra que los datos ingresados en línea viajen de manera segura a través de claves y cifrados digitales.

El tema de la seguridad en línea se vuelve aún más esencial cuando hay dinero de por medio, ya que un error o un descuido pueden causarnos pérdidas difíciles de recuperar y problemas con entidades bancarias que terminan siendo un dolor de cabeza. Es por eso que grandes sitios de compra y venta de artículos en la web ofrecen serias garantías de confianza a sus clientes, como formularios privados y cifrados, los cuales cuentan con la autorización de organismos gubernamentales de todo el mundo. De esa manera, Amazon o Alibaba, por citar dos empresas mundialmente conocidas, se encargan de resguardar la seguridad de sus clientes de manera puntillosa. En esa dirección, te aconsejamos siempre revisar la parte de legales de cada sitio web, ya que allí podrás sacarte muchas de tus dudas.

Lo mismo sucede con los sitios de juegos de azar online y apuestas en la web. El temor al fraude en esos portales suele ser aún mayor, por lo que las grandes empresas del sector han tomados medidas importantes para prevenir cualquier tipo de delito cibernético. Casinos de primera línea como www.casino-com.mx en México han logrado ganarse la confianza de sus usuarios otorgando la información necesaria de manera visible. Lo mismo sucede con la venta de indumentaria online, donde un sitio como www.fashoop.com marca el camino a seguir en lo que es compras ágiles y seguras. En el caso de la tecnología, puedes chequear www.tecnowow.mx. Así, dentro se página podrás encontrar los certificados que avalan a la empresa a prestar sus servicios, así como las reglamentaciones que debe cumplir y por las cuales es monitoreada por organismos nacionales e internacionales.

A la hora de depositar información de tarjetas de crédito, fechas personales y más, siempre verifica que el formulario esté protegido contra ataques virtuales, al mismo tiempo que el link donde te encuentras posea el código "https". Otro paso que puedes dar, además de revisar la sección de legales de cada web, es el de revisar foros y medios periodísticos. Allí lograrás encontrar comentarios positivos y negativos de otros usuarios, así como también relatos de experiencias previas que te servirán para tomar tu propia decisión.

Como verás, la seguridad en línea es algo que siempre debes tener presente. Todo beneficio trae su responsabilidad e Internet no es la excepción a esa regla.