Continúa pleito entre Venezuela y Brasil

EFE
19 de Agosto 2018, 10:00 p.m.
Continúa pleito entre Venezuela y Brasil

Foto: Agencias

Ataque contra inmigrantes venezolanos caldea la frontera en Brasil

Sao Paulo.- Los ataques de brasileños contra campamentos de inmigrantes venezolanos en la ciudad fronteriza de Pacaraima han llevado a mil 200 venezolanos a abandonar el país y regresar al suyo, elevando la tensión en una región que pide auxilio al Gobierno.

Pacaraima vive hoy una calma tensa después de las protestas de este sábado que derivaron en actos vandálicos contra los inmigrantes venezolanos que huyen de la crisis económica, política y social que atraviesa su país.

Vecinos de esta pequeña localidad de 12 mil habitantes, en el empobrecido estado de Roraima (norte), expulsaron a venezolanos de las tiendas de campaña donde sobreviven y les prendieron fuego a las viviendas temporales junto con sus objetos personales.

También cortaron durante cinco horas la principal vía de acceso al municipio a grito de "fuera venezolanos", según videos de las protestas divulgados por redes sociales.

El motivo, la agresión de un conocido comerciante local a manos, supuestamente, de un grupo de venezolanos que intentaron asaltarlo en casa con su familia, de acuerdo con el Gobierno de Roraima.

La ola de violencia ya ha provocado que al menos mil 200 venezolanos hayan decidido recoger sus pertenencias y abandonar Brasil para poner rumbo al lugar del que se fueron, según confirmó el Ejército brasileño, que actúa en la zona para atender la crisis migratoria.

Pacaraima se ha convertido en la principal puerta de entrada de los 50 mil venezolanos que en el último año y medio han ingresado a Brasil para rehacer sus vidas. Se estima además que cerca de 400 cruzan diariamente la frontera.

"Las autoridades no se están tomando en serio la situación", denunció a Efe el alcalde de Pacaraima, Juliano Torquato.

"Tenemos todos los servicios públicos saturados. Estamos sobreviviendo en una realidad y no sé cómo (...) Estamos con nuestros recursos a cero, vamos a entrar en colapso", añadió.

Torquato aseguró que algunos de los que han entrado "tienen problemas con la Justicia venezolana" y pidió que a todos se les pida el pasaporte y los antecedentes penales en los controles fronterizos.

Por su parte, el presidente brasileño, Michel Temer, se reunió hoy con varios de sus ministros, entre ellos el de Defensa, general Joaquim Silva e Luna, y de Seguridad, Raul Jungmann, para tratar el asunto.

Al término de ese encuentro, el Gobierno brasileño anunció la construcción de un nuevo abrigo en Roraima, el envío de 36 voluntarios sanitarios y de un batallón con 120 efectivos de la Fuerza Nacional para reforzar la seguridad.

No obstante, la gran mayoría de los inmigrantes venezolanos se instalan a unos 200 kilómetros más al sur, en Boa Vista, la capital de Roraima, donde se encuentran casi todos los centros de acogida y se estima que hay unos 25 mil, muchos de ellos en condiciones muy precarias.

Suely Campos, gobernadora del estado de Roraima, declaró desde el pasado 15 de febrero estar en "situación de vulnerabilidad" por Temer, denunció en dos notas la falta de apoyo del Gobierno Federal, pidió al Ejército que "garantice el orden" y reiteró su solicitud de "cerrar temporalmente la frontera".

Esa parte de la frontera, la de Roraima, ya estuvo cerrada a principios de agosto durante unas 20 horas tras una sentencia de una juez federal, que fue revocada poco después por un tribunal superior.

En los últimos meses, el Ejecutivo ha creado un grupo de trabajo específico e impulsado una serie de medidas humanitarias, en las que participan el Ejército y organismos internacionales, aunque ello no parecen ser suficiente para Campos.

A esas críticas se unió la influyente Orden de los Abogados de Brasil (OAB), que comentó que, tras el "grave episodio de violencia" vivido en Pacaraima, "cabe al Gobierno Federal una actuación urgente antes de que ocurra una tragedia".

El presidente de la OAB, Claudio Lamachia, subrayó que "lo que era una cuestión humanitaria ahora tiene una fuerte connotación de seguridad", por eso, los estados brasileños "necesitan organizarse para recibir a los venezolanos y dar un ejemplo al mundo de democracia y solidaridad".

Hasta el momento, unos 800 venezolanos ya han sido ubicados en diferentes ciudades brasileñas como Sao Paulo, Brasilia y Río de Janeiro.

Aun así el drama del éxodo venezolano afecta más gravemente a otros países latinoamericanos, como Colombia y Perú. De hecho, la mitad de los que llegaron a Brasil (54 por ciento) desde 2017 ya han abandonado el país, según el Gobierno.