Cuando se come por ansiedad

Gabriela Dimas
08 de Enero 2019, 09:47 horas.
Cuando se come por ansiedad

Foto: Eduardo Llamas

El grupo es similar a Alcohólicos Anónimos, todos se apoyan entre sí

Monterrey.-  Con el maratón Guadalupe-Reyes llega el remordimiento y la búsqueda de dietas porque especialistas señalan que se aumenta hasta 5 kilos de peso.

Quienes padecen de ansiedad, suelen refugiarse en la comida, lo que causa diversas enfermedades, incluida la obesidad, pero muy pocos deciden tratarse con profesionales.

“Somos enfermos emocionales”, explica Claudia, miembro de Tragones Anónimos, una organización dedicada al apoyo gratuito en grupo y sin bases religiosas para controlar el impulso y entender la relación de cada uno con la comida. Su compañero, Edgar, ha participado los últimos 15 años de su vida, ha bajado 40 kilogramos y aprendido sobre su condición.

“La aceptación del problema es lo que más me ha costado, lidiar con la enfermedad. Estuve un tiempo practicando deporte, me mataba mucho en el ejercicio, pero luego me di cuenta de que mis problemas están en las emociones“, señala.

Para avanzar, reconocen, hace falta mucho esfuerzo, ya que puede llevarles años terminar el proceso. Como encargada del espacio, su madrina, quien también recorrió el mismo camino, explica que no se refieren a los alimentos como régimen, sino que prefieren observarlo como una opción saludable.

Además, el uso de la llamada tribuna, les facilita el análisis de sus estados de ánimo. La dinámica consiste en llamar a la escucha sin juicios, tomar la iniciativa de subir a un podio y verbalizar lo que están padeciendo con tal de encontrar respuestas y sentirse acompañados.

“Tengo que buscar por qué quería comer algo. Me voy hacia el pasado y ahí dejo todo para que yo pueda solo por hoy hacer un plan de alimentación diferente, para no llenar mis vacíos con comida”, expresa Ricky, un participante más. 

Finalmente, todos concluyeron que las presiones sociales y familiares influyen tanto en la enfermedad como en la recuperación, por lo que invitaron a reflexionar sobre la manera en que cada persona percibe las convivencias en compañía de alimentos, ya que se pueden convertir en un enemigo de la mano de los padecimientos psicológicos.

“En estos días la familia pregunta que a dónde vamos y por qué, pero sabemos que necesitamos al grupo para estar bien”, concluye Claudia.