El 'Gran Circo' en constante evolución

Redacción ABC
26 de Octubre 2018, 06:47 a.m.
El Gran Circo en constante evolución

Foto: Especial

La Fórmula 1 es una clara muestra de que el desarrollo de la industria automotriz no se detiene; este fin de semana toca el GP de México

Ciudad de México.-  Después de 68 años de haberse puesto en marcha la primera temporada, la Fórmula 1 sigue acaparando miradas y sorprendiendo a millones de personas por la velocidad de sus bólidos y las asombrosas pistas, incluyendo la del Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

Precisamente este fin de semana se correrá el Gran Premio de México, razón por la que esta vez ABC Noticias ofrece un preámbulo del "Gran Circo", como se le conoce a este serial automovilístico.

Se trata del evento deportivo que mayor facturación registra en el mundo, según un estudio basado en el número de carreras y días de competición.

Esto implica que sea un deporte cuyos símbolos sean: tecnología, dinero y glamour, que tiene como bastión el espectáculo. A diferencia de otros deportes, el automovilismo (propiamente la F1) no se estanca, evoluciona con innumerables mejoras en cada una de las ediciones que se han disputado desde mitad del siglo pasado.

Los 60 fueron los inicios del cambio tecnológico en la F1. La llegada del chasis monocasco. Los motores también evolucionaron en gran medida a partir de esta década.

En los años 70, la revolución tecnológica aumentó la velocidad de los bólidos con mejoras aerodinámicas y la aparición del sistema turbocargador en el motor.

Los autos empezaron a rodar más pegados al suelo, de esta forma se incrementaba la adherencia al asfalto y la velocidad en las curvas.

A principios de los 80 apareció la fibra de carbono en los monoplazas.

Y lo hizo en el chasis y se introdujeron normas de seguridad ante las elevadas velocidades que empezaron a lograr los autos, superando los 300 km/h.

Para los 90, las ayudas electrónicas comenzaron a tomar un papel desproporcionado en los coches. Ya inmersos en el nuevo milenio, llegó la sustitución de los motores V10 en 2006 por motores V8 de 2.4 litros y 3.0.

En el exterior de los coches, los apéndices aerodinámicos invadieron cada centímetro de sus carrocerías con el objetivo de elevar la carga aerodinámica.

Hoy en día la transmisión es de ocho velocidades, los autos poseen sistemas de recuperación de energía y modificaciones en sus estructuras con un cambio radical si se toma en cuenta los primeros prototipos de mitad del siglo pasado.