´Es el sueño de mi hijo´

Israel Vita
09 de Noviembre 2018, 06:30 a.m.
´Es el sueño de mi hijo´

Foto: Israel Vita

Familia de Honduras logra adelantarse a caravana y llega a Monterrey luego de que les regalan boleto de autobús

Monterrey.- Una familia hondureña que forma parte de la caravana que intenta cruzar a Estados Unidos ha recorrido más de 2 mil 500 kilómetros en casi un mes y fue la primera del grupo en llegar a Nuevo León.

El matrimonio Cáceres Herrera y sus tres hijos viajan desde la población de Talanga, departamento de Morazán, a unos 60 kilómetros de Tegucigalpa, con la intención de vivir el sueño americano.

El camino no ha sido fácil y más para los niños de dos, 10 y 11 años pero para la madre estos pequeños son quienes le dan la fuerza para seguir en busca de la frontera.

"Es el sueño de mi hijo de 10 años, por él seguimos aquí, porque incluso yo le dije si nos regresábamos a Honduras, y él dijo 'no, mami yo quiero ser alguien en la vida, quiero ser importante' y lloraba porque no quería regresarse y por eso estamos hasta acá", expresó Sarahí Herrera.

Todos ellos llegaron al albergue Casa INDI, en la colonia Industrial, donde se les brindó refugió por un par de días.

La inseguridad y pobreza que viven en su tierra natal y la tasa de homicidios más alta de Latinoamérica, fue lo que los orilló a este viaje que no tiene un final seguro.

Tratando de no pensar en la familia y la patria que dejaron atrás, el matrimonio solo mira hacia adelante para acercarse al futuro que quieren darle a sus hijos, a pesar de los riesgos que se presentan en el camino.

La familia se pudo adelantar en el camino gracias a la caridad de un mexicano que decidió pagarles los boletos de autobús para que avanzaran más rápido.

De acuerdo a Sarahí Herrera, en un principio solo habían salido mil 200 personas de Honduras y conforme avanzó la marcha se fueron sumando hasta llegar a los cerca de 7 mil caminantes.

"Mi esperanza es llegar, trabajar y ayudarle a mi madre que quedó en Honduras sola, y hacerles una casa a mis hijos", agregó la mujer.

El último tramo será el más difícil para ellos, pues falta cruzar la frontera de Estados Unidos, donde ya los esperan militares para impedirles el paso o detenerlos.

Al término de la entrevista con ABC Noticias la familia cargó con sus mochilas parar seguir caminando, tal como lo han hecho desde que salieron de su casa el pasado 12 de octubre.