Francia ya espera a su rival

Miguel González Rubio
11 de Julio 2018, 06:00 a.m.
Francia ya espera a su rival

Foto: Mexsport

Un gol de Umtiti da a Francia triunfo sobre Bélgica; ahora va por su segundo título Mundial ante Croacia o Inglaterra

Rusia.- La sólida Francia ya está en la Final de Rusia 2018 a disputarse el próximo domingo en Moscú.

De un solo golpe, un certero cabezazo de Samuel Umtiti, "Les Bleus" doblegaron a la perseverante Bélgica por 1-0, y ahora disputarán la tercera Final de Copa del Mundo en su palmarés, buscando el segundo título de su historia (el primero en 1998, ante Brasil). Enfrentarán a Croacia o Inglaterra, que hoy se miden en la otra llave Semifinal.

Volvió a ser una jugada a balón parado con protagonismo de un defensa, como ante Uruguay en Cuartos de Final, la que dio el pase a Francia y acabó con la brillante aventura de una Bélgica que había dado un salto de calidad tras desbancar a Brasil en la ronda anterior.

Pese al buen inicio belga, que arrancó como un ciclón subido a lomos de un Eden Hazard excelso, Francia volvió a mostrar la fortaleza que le ha llevado al partido por el título. Firme atrás y blindado en el centro del campo, el equipo galo desbarató al rival.

Una victoria que bien se podría calificar "de oficio" consagra la fortaleza de una impresionante generación de jugadores que fueron Subcampeones de la Euro 2016 y que ha devuelto a Francia a una Final del Mundial tras la fallida en 2006 (perdió ante Italia).

Propusieron más los belgas en la primera mitad. Poco cambiaron las cosas tras el descanso.

Los "Diablos Rojos" volvieron a empezar con más ambición y su delantero Romelu Lukaku envió un cabezazo fuera en una pugna con Raphael Varane.

Pero más puntería tuvo Umtiti, que se adelantó a Marouane Fellaini en un saque de esquina y provocó el éxtasis francés al minuto 51. El corner lo lanzó Antoine Griezmann, que sigue sumando asistencias sin excesivo brillo.

Lo hace con el segundo equipo más joven del torneo, con 25.5 años de media. La juventud se ha impuesto esta vez a la madurez de una Bélgica que, con 28.2 años, ha cumplido por fin con los pronósticos y se ha alzado como la sorpresa del Mundial.