¡Frénale! a tu acelere

Miguel Angel González Rubio
25 de Mayo 2018, 07:13 a.m.
¡Frénale! a tu acelere

Manejar a excesiva velocidad, sin guardar distancia prudente con respecto a los demás autos, puede ocasionar graves accidentes

Monterrey.- Llevas prisa, miras el reloj y te angustias por querer llegar rápido a tu destino, pierdes la cordura y aceleras a más de lo permitido, acercas tu auto demasiado al vehículo de enfrente, pero éste se frena de golpe. Lamentable, no hubo tiempo ni distancia para reaccionar.

Según autoridades de Tránsito en Nuevo León, cuatro de cada 10 accidentes automovilísticos son choques por alcance, es decir, cuando un auto golpea a otro por detrás dado que no se toma en cuenta la distancia de frenado.

El exceso de velocidad y de confianza en el estilo de manejo hacen que una persona no tome la suficiente distancia con los vehículos a su alrededor, ocasionando accidentes.

 Para muchas personas frenar un vehículo es una simple acción mecánica. Pero en realidad, a la hora de detenernos, muchas variables entran en juego. Una de éstas es la distancia que recorre un auto desde que el conductor percibe la situación que lo obliga a frenar hasta que el vehículo se detiene totalmente.

Otro factor es el tiempo de reacción del conductor, lapso que se demora en asimilar la situación de frenado y poner el pie en el acelerador; y el tiempo de frenado, que transcurre mientras se accionan los frenos y el vehículo se detiene por completo.

Estas variables, en conjunto, se calculan entre 1.5 y 2 segundos, pero puede variar según varias condiciones: las características del conductor (destreza, nivel de cansancio, concentración al manejar, etcétera), el estado del vehículo (estado de llantas y frenos) y las condiciones del clima y de la vía.

Por todo lo anterior, es necesario mantener la cordura cuando se está al volante. Para una frenada segura debe tenerse en cuenta que a mayor velocidad, mayor es la distancia que se debe guardar con otros vehículos. Así evitarás accidentes.

TOMA EN CUENTA QUE…

El sistema de frenos anda mal cuando:

·         Enciende el foco de ABS en el tablero.

·         Se hunde menos o más el pedal.

·         El pedal no regresa a su posición.

·         Rechinan las balatas al frenar.

·         Vibra el auto cuando intentas detenerte.