Gobierno actúa; el crimen responde

Uriel Vélez y Elliott Ruiz
10 de Octubre 2018, 06:27 a.m.
Gobierno actúa; el crimen responde

Foto: Marcela Gutiérrez

Entre sábado y martes se registraron 13 ejecuciones en el Estado; asegura Gobierno que es pelea de delincuentes

Monterrey.-  Las acciones emprendidas por el Gobierno estatal, como cateos y detenciones de personas relacionadas con el narcotráfico, recibieron respuesta de grupos de la delincuencia organizada que operan en Nuevo León y cuyos cabecillas fueron identificados como "El Tori" y "El Chelelo".

Esta reacción de los criminales ha provocado que en las últimas semanas los hechos delictivos fueran a la alza, siendo el asesinato de un agente ministerial el lunes pasado el golpe más fuerte en contra de las autoridades policiacas.

A decir de Santiago Roel, fundador del Semáforo Delictivo, las acciones de todos los niveles del gobierno causan poco impacto en los grupos de la delincuencia organizada.

"A veces la autoridad trata de actuar de una manera íntegra y estar en contra de todos los grupos del crimen organizado, pero ellos piensan que el Gobierno está apoyando a grupos rivales y es cuento de nunca acabar.

"Se nos echó a perder la fiesta en el 2011 cuando vivimos un pleito entre cuatro cárteles en Nuevo León y se nos puede volver a ´calentar la plaza´ en cualquier momento", señaló el especialista.

Cuestionado por estos hechos y por las 13 ejecuciones registradas en los últimos cuatro días, el secretario de Gobierno, Manuel González, consideró que estos actos no deben alarmar a la sociedad porque los ataques no van dirigidos contra civiles.

"Son enfrentamientos entre los grupos del crimen organizados y luego contra la autoridad, porque la autoridad también los ha vulnerado.

"Tienen que ver con el narcotráfico, que además no sólo es un flagelo estatal o nacional, sino internacional, y en todas partes del mundo se está combatiendo, no son ataques contra la sociedad", explicó.

La primera acción fue de las autoridades, cuando abatieron a cuatro presuntos delincuentes integrantes de una célula del crimen organizado que operaba en una casa de seguridad en la colonia Obrerista, el miércoles 26 de septiembre.

Los occisos estaban ligados a narcomenudeo, secuestro y "cobro de piso" a bares de la ciudad, algunos de los cuales fueron atacados de forma simultánea durante varios días de los meses de julio y agosto.

El pasado jueves cuatro de octubre, apenas ocho días después del operativo en la colonia Obrerista, elementos de la Fiscalía y detectives de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) irrumpieron en el bar "Los Reyes", en la colonia Contry, y detuvieron a ocho personas con drogas, armas, cartuchos y dinero en efectivo.

A raíz de esas detenciones fueron cateados el sábado tres domicilios en los que también decomisaron armas, droga, dinero en efectivo, tarjetas de crédito, vehículos de lujo y vestimenta clonada de la Policía Federal.

Aunque no lo hicieron oficial, trascendió que un grupo delictivo lanzó amenazas en contra de la AEI, por lo que el director de esta dependencia, Esteban Cantú, pidió a sus elementos a través de un comunicado mantenerse alertas y reportar a cualquier persona sospechosa.

El lunes pasado, hombres armados ejecutaron al agente ministerial Luis Ricardo Morales, de 27 años, cuando se dirigía por la avenida Paseo de los Leones a custodiar uno de los domicilios cateados el sábado.