Guardianes de la 'galaxia regia'

Redacción ABC
09 de Marzo 2019, 09:37 horas.
Guardianes  de la galaxia regia

Fotos: Mexsport

Clásico 118 pondrá nuevamente a Marcelo Barovero frente a Nahuel Guzmán

Monterrey.-  Rayados y Tigres poseen dos planteles colmados de estrellas, entre ellos sus porteros, los encargados de defender las metas de esta "galaxia regiomontana".

Nahuel Guzmán, de Tigres, y Marcelo Barovero, por Rayados, se verán por segunda vez las caras, ahora en el Estadio BBVA.

El estilo de juego de ambos es tan contrastante como sus personalidades y su experiencia en este tipo de duelos, pues mientras Nahuel es conocido por su protagonismo y juego con los pies, el "Trapito" es un hombre que le gusta ser discreto, pero también efectivo.

Durante la pasada edición 117 del derbi, el "Patón" se convirtió en el portero de Tigres con más Clásicos Regios jugados al llegar a 15 duelos, mientras que Barovero apenas hizo su debut.

Pese a esto, el exarquero de River tiene una amplia experiencia en este tipo de encuentros y ya se ha enfrentado a los auriazules y a Guzmán desde su estancia en el River Plate de Argentina.

Desde que Nahuel llegó a Tigres en el 2014, el "Trapito" ha jugado en su contra en ocho ocasiones, tres de ellas mientras todavía estaba en el conjunto Millonario (River), cuatro como portero del Necaxa y uno en Rayados.

El saldo es favorable para Barovero con dos triunfos, cinco empates y sólo una derrota, destacando la Final de Vuelta de la Copa Libertadores del 2015, en la que el conjunto riverplatense venció 3-0 a Tigres en el Estadio Monumental.

Si de Clásicos contra el Monterrey se trata, Nahuel tiene un récord favorable, pues de las 15 ocasiones en que ha participado, el "Patón" tiene seis triunfos, cinco empates y cuatro derrotas, además de que ha recibido 17 goles en esos juegos contra La Pandilla.

Y desde que Barovero llegó a México para integrarse a las filas del Necaxa, y luego a Rayados, ha jugado cinco veces contra la UANL, con números muy parejos de un ganado, tres empates y una derrota, aceptando tres anotaciones en sus compromisos contra los universitarios.