Lentejas y alubias son poderosas en sabor

Altagracia Fuentes
09 de Marzo 2018, 06:47 a.m.
Lentejas y alubias son poderosas en sabor

Foto: Lentejas y alubias, así como otras legumbres, ayudan a controlar el colesterol malo

Ofrecen mucho más que proteínas

Monterrey.-¬†Legumbres como las lentejas y las alubias acaparan paladares en Vigilia, época en que se recurre más a ellas, aunque por sus atributos nutrimentales deberían consumirse todo el año.

Éstas son fuente de proteínas y contienen ácidos grasos esenciales, hierro, potasio, zinc, fósforo, ácido fólico, magnesio y vitamina B, por lo que se sugieren a personas con anemia, a embarazadas y niños.

Por lo regular se acostumbran más las lentejas, a las que se les añade zanahoria, cebolla, tomate, cilantro y cuadritos de tocino, jamón o chorizo, que en Cuaresma se sustituyen por trozos de espinacas, cubitos de papa, calabacita y morrón.

En el caso de las alubias, con ellas se hace la fabada española, que lleva trozos grandes de tocino, chorizo, jamón, carne de puerco (añadiendo un poco de hueso para conseguir mejor sabor), morcilla o longaniza, además de chistorra.

Para esta época cocina versiones vegetarianas o ensaladas.

En este último caso, cuece las lentejas y las alubias, drénalas y déjalas enfriar.

En un tazón revuelve cualquiera de ellas con lechuga, cubos de zanahoria y papa cocida, cebolla morada picada y aceitunas.

Incluso agrega el queso de tu preferencia.

RECÓRTALA LENTEJAS CUARESMALES

Aceite de oliva virgen (el necesario)

+2 a 3 dientes de ajo finamente picados

+1 cebolla grande finamente picada y 3 zanahorias en cubos

+400 gramos de lentejas secas lavadas y escurridas

+400 gramos de tomate triturado

+1 ½ litros de caldo vegetal y ½ litro de agua

+3 hojas secas de laurel

+½ cucharadita de sal y ½ cucharadita de pimienta molida

+2 puñados de espinacas desinfectadas y picadas

Preparación: Coloca aceite en una olla para sofreír las verduras hasta que se ablanden. Incorpora las lentejas y cocina todo de 3 a 5 minutos.

Agrega el tomate, el caldo, el agua, el laurel, la sal y la pimienta.

Sube el fuego y lleva a ebullición. Cuando rompa el hervor, disminuye el fuego, tapa la olla y cuece todo por 1 hora 30 minutos, removiendo.

Luego añade las espinacas, apaga, tapa y deja reposar hasta que éstas se ablanden.

Rectifica la sazón y sirve.