Motores de ultra velocidad

Agencias
10 de Agosto 2018, 06:55 a.m.
Motores de ultra velocidad

Foto: Especial

Desarrollan carrera experimental entre la Kawasaki Ninja H2R y el Hennessey Venom GT; el resultado fue ¡impresionante!

Monterrey.-  A lo largo de los años, con el avance tecnológico al servicio de la velocidad, ha crecido la discusión de qué es más rápido, ¿una moto o un automóvil?

Muchos dicen que la moto es más rápida, sobre todo cuando se trata de una línea recta, otros creen que el auto de cuatro ruedas siempre puede superar a uno de dos.

La respuesta más objetiva dependería del nivel de motores que se consideren en un mano a mano y del temperamento de quienes los manejen.

Gracias a prestigiosas marcas y publicaciones especializadas, como Auto Bild, este año se logró realizar una de las pruebas más esperadas: cara a cara la motocicleta y el automóvil más rápidos sobre la faz de la tierra en una carrera experimental.

Junto a la Kawasaki Ninja H2R, la última Ninja con su motor supercargado de 300 HP que la han convertido en la moto de producción exclusiva para competir, el Hennessey Venom GT, un prototipo que incluso es más veloz que un bólido Fórmula 1. Previamente a la prueba de media milla (también a 0.8 kilómetros), celebrada en el Centro Espacial John F. Kennedy, la H2R compitió ante el Bugatti Veyron (el segundo auto más veloz) alcanzando una velocidad final de 364 km/h contra los 340 km/h del auto deportivo.

Sin embargo, ante el Hennessey Venom GT cedió con una velocidad máxima de 360 km/h contra los 384 km/h del imponente rival.

La Ninja H2R es un modelo de la firma japonesa Kawasaki Heavy Industries, sólo para uso en circuito cerrado, teniendo una velocidad tope de 400 km/h. Mientras que el Venom GT es un automóvil deportivo de alto rendimiento fabricado por Hennessey Performance Engineering, con sede en Sealy, Texas.

 

En 2014 estableció un nuevo récord mundial de velocidad para autos deportivos de 2 asientos al alcanzar una velocidad máxima de 435 km/h y hasta la fecha es su tope, y no ha encontrado un rival que lo supere.

Para tener una idea de lo que se sentiría manejar a fondo esta moto o auto, vale tomar como referencia el despegue de un avión comercial.

Éste por lo general despega sus llantas de la pista cuando alcanza 290 km/h, velocidad que superan fácilmente los motores antes mencionados.