No pasan de moda

Sergio García
12 de Diciembre 2017, 07:04 a.m.
No pasan de moda

Los cárdigans, o suéteres abiertos, no pierden vigencia, son de esas prendas que siempre debes tener en tu clóset

Monterrey.- El cárdigan es la prenda que unos aman y otros, por el contrario, odian, no tiene término medio, sin embargo, es indudable que es un básico en el guardarropa.

Y es que siempre es útil para esos días frescos en los que no se requiere estar tan abrigado; es la prenda perfecta para el entretiempo.

Es muy fino, quita la leve sensación de frío que se puede llegar a tener, combina con casi todo, no estorba, se puede guardar sin ocupar mucho espacio, es fácil de llevar en la mano… ¿le sigo? Mejor vamos por pasos.

 Esta prenda queda con la mayor parte de la ropa, a menos de que tu look sea muy excéntrico. Pero si optas por unos jeans y una playera, un cárdigan será la unión ideal. Esta posibilidad de combinarse con todo permite optar tanto por una polo, una camiseta o una camisa.

LOOK FORMAL

Llevar un suéter de este tipo abajo del saco sigue estando en tendencia, misma que se presta para usarla cuando la temperatura baja y el día se torna mucho más que fresco.

 A quienes acostumbran usar un look ejecutivo les va de maravilla, pues están abrigados sin prescindir de la formalidad que requiere su puesto o esa importante reunión de negocios. Es más, bien podría confundirse al cárdigan con un chaleco que hace juego.

Además, su tradicional cuello "V" permite perfectamente que se luzca la corbata y no sólo el nudo de ésta, como sucede con otro tipo de prendas.

Para el día a día resulta perfecto, pues mientras se está en el lugar de trabajo quien lo usa puede prescindir del saco y seguirse viendo formal. Si decides incluir este tipo de outfit, diviértete combinando tantas piezas como quieras: saco, camisa, corbata y pantalón. Eso sí, hazlo con buen gusto.

DIVERSIDAD DE MATERIALES

Entre las bondades de un cárdigan se encuentran su amplia gama de colores, de estilos y de materiales.

Y es que es fácil encontrarlos en casi cualquier tono, ya sea abrigadores o de telas más delgadas y de una infinidad de diseños, desde los más clásicos hasta los más vanguardistas o no tan comunes.

 De ahí que muchos tienen a los cárdigans entre su ropa favorita, pues pueden usarlos en diferentes ocasiones, combinarlos y hasta jugar con sus colores y su diseño.

Existen los tradicionales de botones y los más nuevos con cierre. De hecho, en los últimos años es fácil ver cuellos altos como parte de su diseño, aunque los que forman la "V" al estar cerrados siguen siendo los predilectos, eso sin importar la edad, pues por ser una de sus características principales, chicos y grandes optan por esa opción

CON CAMISETA

Es justo con camiseta como se usa más el cárdigan, ya que es más informal que con el resto de las prendas, en especial con la camisa; combinación que a veces hace lucir mayor a quien lo lleva.

El cárdigan y la camiseta lucen mejor si la primera prenda es más amplia y holgada. Pero sobre todo este outfit garantiza comodidad.

Si saliste temprano de casa y lo elegiste para usarlo mientras el día se ponía soleado, al quitártelo puedes llevarlo en los hombros y atado por el cuello, eso no le restará lucimiento a tu atuendo, por el contrario, si queda lo suficientemente holgado, le dará un plus. Lo mejor es que si ya no lo vas a usar, se puede guardar con facilidad, pues a diferencia de otras pendas, si se dobla adecuadamente cabe casi en cualquier parte, desde la guantera del carro, la mochila o hasta en la bolsa de tu pareja, y lo que es mejor, su material no se maltrata.