De porros, frappés y lo que nos une a todos

Abner Reyna Salas
12 de Septiembre 2018

Abner Reyna Salas

 Mucho se habló en redes sociales sobre la diferencia de realidades en México, a raíz del contraste de la situación de violencia que vivieron estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México durante el ataque de porros durante una protesta pacífica en Rectoría y la celebración del 75 aniversario del Tecnológico de Monterrey, particularmente porque la empresa Starbucks decidió unirse a la celebración lanzando un producto único para la ocasión (un frappé azul).

Nadie duda que existan diferentes realidades sociales en el país, en términos económicos, sociales y culturales no se puede hablar de un solo sino de varios Méxicos.

El problema surge cuando tratan de llevar la situación a una absurda y caduca lucha de clases, señalando que los estudiantes del Tec son mirreyes en burbujas o que los estudiantes de la UNAM son flojos desgreñados.

Fuera de las tontas generalizaciones, conozco a muchos estudiantes del Tec preocupados por analizar, involucrarse y resolver problemáticas sociales, dedicándole mucho de su tiempo fuera de las aulas a este propósito y estoy seguro que en la UNAM también sobran estudiantes con estas características.

En suma, llegó un punto en que se perdió el centro del debate y la exigencia: la inseguridad que impera a nivel nacional.

Estudies donde estudies, en las actuales condiciones de nuestro país, el camino hacia tu alma mater conlleva peligro.

Por supuesto que hay que solidarizarnos con nuestros compañeros capitalinos, pero también hay que dejar de tirar piedras aquí y allá.

No sólo eso, los jóvenes del país debemos trabajar en conjunto por resolver las problemáticas comunes, en este caso particular, las condiciones de inseguridad, es lo que nos une sobre las diferencias.

Exijamos sí, pero actuemos acorde a la sociedad que queremos y necesitamos.



 

Comentarios