Ciudadanos transformando la democracia

Consejo Nuevo León
18 de Septiembre 2018

Consejo Nuevo León

Por: Miriam Hinojosa Dieck

¿Se puede democratizar la democracia? Por supuesto. Si bien para que un régimen sea calificado como democrático tiene que cumplir con algunos requisitos básicos, ya dentro de estos estándares hay forma de maximizarlos, es decir, de tener una democracia de mayor calidad.

De tal suerte que la democracia no es un destino, sino una ruta a seguir permanentemente perfectible. Entre las herramientas que permiten evolucionar se encuentran los mecanismos de participación ciudadana directa.

Porque votar en las elecciones es una forma básica de ser parte de nuestra democracia, pero el voto tiene como misión formar representación, es decir, elegir a quienes habrán de tomar decisiones en nuestro nombre.

Mientras que las iniciativas populares, el plebiscito, las consultas públicas, etcétera, tienen como finalidad poner a la ciudadanía a cargo de al menos una etapa de alguna política pública: la integración de una disposición en la ley, la realización de una obra pública, el freno a una decisión gubernamental.

Sin embargo, contrario a lo que se ha hecho valer para promover la presencia de estos mecanismos en legislaciones alrededor del mundo, contar con ellos no es suficiente.

Hay que activarlos, ponerlos al servicio de la sociedad, y ello requiere una ciudadanía altamente comprometida e informada. En ese sentido hay que seguir trabajando. Nuestra democracia bien lo merece.

La autora es consejera electoral, presidenta de la Asociación Mexicana de Consejeras y Exconsejeras Estatales Electorales, e integrante de la Subcomisión de Participación Ciudadana del Consejo Nuevo León



 

Comentarios