Felicidad sintética

Francisco Martínez
12 de Enero 2019
image

Francisco Martínez

La “Industria de la Autoayuda” según la revista Forbes es una industria que ya en el 2008 era de más 11 Billones de Dólares (Tan solo en Estados Unidos). La gente está dispuesta a gastar significativas cantidades de dinero en Libros, Seminarios, CDs, Coaching y programas para manejar mejor el estrés. Y sin embargo, el nivel de ansiedad en el 2018 ha seguido en aumento según la última encuesta nacional de la American Psychiatric Association (APA).

Dan Gilbert de la Universidad de Harvard comenta  en sus estudios de Toma de Decisiones y Pronostico Afectivo, que tal vez la oleada de ansiedad se deba -en parte- a la gran cantidad de opciones y alternativas que ahora consideramos cuando tomamos decisiones importantes y de larga duración. Algunas de estas decisiones por ejemplo son, que trabajo aceptar, que casa o carro comprar o que pareja escoger para casarnos. Les recomiendo ver el video (liga al final del artículo) de Gilbert donde explica a detalle y de forma divertida su experimento y sus resultados sobre como el tomar decisiones finales e irreversibles promueve nuestra Felicidad Sintética.

También en el video, nos comenta como el tener la opción de cambiar nuestra decisión después de tomarla, nos hace apreciar menos lo que tenemos y por lo tanto disminuye nuestro nivel de Felicidad.

La parte de nuestro cerebro llamada la Corteza Pre-frontal hace posible que hagamos simulaciones sobre el futuro. Es fácil imaginar que no será nada placentero comernos un helado sabor cebolla con hígado crudo aunque jamás lo hayamos probado. Nuestra Corteza Pre-frontal nos permite “Simular” que si comemos algo así, no nos va a gustar. Lo intrigante es que aunque tenemos esta capacidad, los humanos somos realmente malos para predecir el futuro. Generalmente sobreestimamos por mucho la Felicidad que nos va a dar obtener lo que queremos y también sobreestimamos el dolor que nos causará el no conseguirlo.

¿Pero cuál es la diferencia entre la Felicidad Natural y la Felicidad Sintética?.

La Felicidad Natural es la que sentimos cuando obtenemos exactamente lo que queremos. La Felicidad Sintética es la que nosotros mismos generamos cuando no obtenemos lo que queremos y es difícil cambiar la situación. Le Felicidad Sintética es tan genuina, real y duradera neurológicamente como la Felicidad Natural, y puede compararse como si fuera un sistema inmunológico emocional. Si nos encontramos en algún tipo de situación que no podemos cambiar, aprendemos realmente a apreciar de manera más positiva esta condición.

Podemos aplicar este concepto para lograr un estado de Felicidad más frecuentemente. La Felicidad no es realmente conseguir lo que queremos, sino apreciar sinceramente lo que ya tenemos. Es una verdadera revelación cuando nos damos cuenta que podemos ser tan felices logrando lo que queremos como cuando no lo logramos. La Felicidad nunca llegará a aquellos que no aprecian lo que YA tienen.

La experiencia de realidad que vivimos a diario es enormemente subjetiva. Es por este fenómeno que el pensamiento positivo ayuda a tener una mejor experiencia de cualquier tipo de circunstancia. La mayoría de las veces no podemos controlar las cosas desagradables que nos suceden, pero siempre podemos gestionar nuestra actitud ante estos eventos y el cómo los interpretamos.

En conclusión:

La Felicidad Sintética auto-generada es tan real como la Felicidad Natural.

No comprometernos al 100% con las decisiones que tomamos nos roba la posibilidad de disfrutarlas al 100%.

Podemos afectar positivamente nuestro nivel real de Felicidad apreciando conscientemente lo que ya tenemos.

Y parafraseando a Homero Hinojosa en su último comentario del 4 de Enero en el ABC: “era más fácil ser feliz cuando los sabores eran solo Fresa, Vainilla y Chocolate.”


 

Comentarios