'Kaizen' y la construcción de tu mejor versión

Francisco Martínez
22 de Diciembre 2018
image

Francisco Martínez

Se rumora que Albert Einstein, el genio que concibió la Teoría de la Relatividad, dijo que: “El interés compuesto es la fuerza más poderosa del universo”. Creo que cualquier persona que está endeudada con un préstamo y está realizando los pagos, ha sufrido su abrumador poder.

En vez de darles gusto a los bancos y a los prestamistas, también podemos usar este mismo principio para crear la mejor versión de nosotros mismos con un nivel de esfuerzo casi imperceptible.

La primera vez que me topé con el uso de la mejora incremental fue cuando -plan con maña- mi padre me regaló en mi cumpleaños 11 el libro de ejercicios "5BX" de la Real Fuerza Aérea Canadiense. Este libro fue diseñado en los años 60 para mejorar la condición física de los pilotos en regiones inhóspitas y alejadas de Canadá y propone realizar cinco ejercicios básicos ("5BX") aumentando el número de repeticiones para cada ejercicio diariamente de manera gradual. Al principio, el programa me pareció ridículamente fácil de hacer; pero estaba muy equivocado y no creo necesario comentar que muy pronto realizar el número de repeticiones indicadas en las etapas avanzadas me fue casi imposible.

Lección aprendida: pequeños incrementos diarios en la dirección correcta nos resultan en grandes mejoras.

Décadas antes los japoneses habían bautizado esta filosofía de mejora continua con el nombre de "Kaizen". La idea de implementar pequeños y frecuentes iniciativas de mejora en manufactura y los negocios aunque desarrollada por los americanos, fue entusiastamente adoptada por los japoneses después de la Segunda Guerra Mundial durante la ejecución del Plan Marshall en Asia en los años 50. La idea principal era que dada la limitación de tiempo, equipo y personal, se requerían mejoras evolutivas más que innovaciones revolucionarias en la base productiva de Japón.

El "Kaizen" en los negocios se utiliza frecuentemente en procesos de mejora incremental en manufactura y procesos administrativos. Sin embargo, la estrategia "Kaizen" puede ser utilizada no sólo en los negocios, sino en todas las facetas de nuestra vida. Por ejemplo:

Ejercicio: iniciar un plan para correr una maratón. Hal Higdon, el maratonista de 87 años, en su blog presenta un plan de 18 semanas para entrenarse y poder correr un maratón. Hal lo describe como un programa “Suavemente Progresivo” de entrenamiento para principiantes.

Alimentación: en vez de reducir radicalmente la ingesta calórica para bajar de peso, podemos ir reduciendo el tamaño de porciones de manera semanal hasta llegar al tamaño óptimo que deseamos.

Relaciones: mejorar la relación y comunicación en el matrimonio, puede iniciar con la adición de pequeños y honestos comentarios positivos y halagos hacia nuestra pareja durante la semana.

Espiritualidad: tal vez queramos iniciar una práctica de meditación. Si estar sentado por largo tiempo es desmotivante, podemos arrancar con sesiones de cinco minutos diariamente aumentando el tiempo semanalmente hasta llegar a 30 minutos continuos.

Finanzas personales: comenzar un plan de ahorro, puede iniciarse con el simple acto de eliminar el café gourmet que compramos todos los días antes de llegar a la oficina. Al final del mes, esa cantidad de ahorro se vuelve más significativa de lo que imaginamos.

Así que en vez de emprender grandes cambios en un corto periodo de tiempo, iniciemos con pequeños y graduales modificaciones que a lo largo del tiempo nos llevarán a lograr la mejora que deseamos.

Todos tenemos evoluciones positivas que queremos lograr en nuestra vida cotidiana. Enfoquémonos en incrementar tan solo el 1 por ciento de lo que queremos mejorar cada día. Los cambios acumulados que alcanzaremos serán sorprendentes y los conseguiremos casi sin darnos cuenta.




 

Comentarios