La Navidad toca a la puerta

Homero Hinojosa
28 de Noviembre 2018
image

Homero Hinojosa

Toparse con pinitos, esferas y nacimientos desde septiembre en tiendas como Walmart, Costco y Soriana ya no soprende a nadie. La Navidad y su mercadotecnia tiene prisa para promocionarse.

¿Está usted preparado para el ataque de publicidad, "jingles" navideños y el estrés derivado de este acontecimiento anual?

Con el marketing de hoy la Navidad ha dejado de ser una fecha de espiritualidad para convertirse en una temporada de consumismo despiadado. Es una época que influye peligrosamente en el aumento de los niveles de ansiedad e irritabilidad en las personas.  

Miles de regios ya recorren las calles y los centros comerciales, asaltando los anaqueles. En estos días  aumentan las colas kilométricas en los bancos y el tráfico se torna difícil. Y ahí vienen los matachines...

Aunque la mayoría nos preparamos para entrar en una atmósfera de parranda y alegría, muchos son los que se llenan de impaciencia e incertidumbre por todo lo que la temporada les demanda cumplir. Ellos y ellas sufren el típico "estrés navideño". 

Esto se manifiesta a través de niveles inusuales de ansiedad, aceleramiento, irritabilidad, inconformidad y algo de sentimientos encontrados. 

¿Pero acaso el estrés navideño es controlable?

No es fácil lograrlo, considerando la telaraña del consumismo en la que estamos atrapados. Por ello, el estrés tiene que ser prevenido y trabajado durante todo el año, practicando una cultura de ahorro y de gasto eficiente en las finanzas familiares. 

Que el aguinaldo no se le esfume.



 

Comentarios