Por la defensa de la economía familiar

José Antonio Meade Kuribreña
09 de Febrero 2018

José Antonio Meade Kuribreña

En los últimos 20 años, México ha logrado consolidar una economía fuerte, abierta, dinámica y competitiva.

Hoy, por ejemplo, 70 por ciento de las exportaciones de alta tecnología de América Latina corresponden a México.

Sin embargo, nuestro país tiene que lograr que esas fortalezas económicas se traduzcan en mayores ingresos, mejores empleos y más dinero en los bolsillos de los mexicanos. 

Es por ello que no es momento de improvisar. Sólo el conocimiento y la capacidad probada en la conducción económica lograrán que generemos más empleos y defendamos y mejoremos los que ya tenemos.

Los mercados premian la certidumbre y castigan el riesgo. México requiere estabilidad y certidumbre para fortalecer la economía familiar.

La pregunta es cómo lograrlo. Mi opinión es que el gobierno debe asumir como prioridad trabajar en cinco ejes.

Primero, tenemos que garantizar estabilidad con finanzas públicas sanas para que el dinero de las familias rinda más. Esto es algo que sé cómo hacer. Como Secretario de Hacienda y Crédito Público se me encomendó lograr un superávit primario y lo logramos. Se me encomendó reducir la deuda como porcentaje del PIB, y cumplí con la meta.

También se me pidió mantener la calificación crediticia, y no sólo no nos la bajaron, sino que incluso dos de las calificadoras más importantes del mundo nos mejoraron la perspectiva de negativa a estable.

Por último, nos fijamos el objetivo de sostener el crecimiento económico y crecimos 50 por ciento más en 2017 de lo que los analistas privados pronosticaban a principio de año.

Ante el actual escenario de reforma fiscal en Estados Unidos, cobra mayor relevancia que las finanzas públicas de nuestro país se mantengan sanas, instrumentando las acciones correctas en los siguientes años, para que con responsabilidad e innovación se estimule el mercado interno y la inversión.

Segundo, tenemos que transformar nuestras pertenencias en oportunidades para consolidarnos como una plataforma logística global.

México es un país de pertenencias múltiples: es norteamericano, también latinoamericano y caribeño, está en el Pacífico y también en el Atlántico.

Tiene una larga relación de amistad e intercambio con Europa y puede estrechar sus relaciones con África y Medio Oriente. 

Para crecer más, debemos instrumentar una sólida agenda de diversificación y profundización comercial que fomente la competencia y posicione nuestras ventajas competitivas a nivel global.

Es hora de aprovechar nuestras múltiples pertenencias para consolidar a México como una plataforma logística global, con un plan que profundice la inversión en infraestructura energética, carretera, portuaria y productiva, y haga realidad la llegada más grande de inversión y empleos de la historia.

En tercer lugar, necesitamos transitar hacia mayores niveles de competitividad.

Ocupamos el lugar 49 (de 190) en el índice que mide la facilidad para hacer negocios del Banco Mundial.

Si ya formamos parte del G20, debemos lograr ser pronto una de las 20 economías con mejor clima para hacer negocios.

Que todos los estados cuenten con una ley de mejora regulatoria que estimule menores costos en dinero y tiempo para iniciar un negocio: que haya menos trámites y los que queden sean sencillos de cumplir.

Cuarto, necesitamos un ecosistema que estimule el emprendedurismo.

Hoy, 3 de cada 4 empresas en México fracasan en los primeros años de vida. Es difícil que las Pymes generen los procesos eficientes que les permitan mejores condiciones de crédito en sus inicios, su acceso a las cadenas globales de valor que reportan altas ganancias es también limitado.

Debemos trabajar juntos para que todas las ideas de alto potencial encuentren apoyo y acompañamiento para que puedan desarrollarse y elevar su productividad.

Necesitamos, finalmente, cerrar las brechas entre el norte y sur, las que dividen a hombres y mujeres y a quienes tienen acceso a derechos fundamentales y a quienes no.

Consolidar las nuevas Zonas Económicas Especiales ayudará a detonar nuevos polos de desarrollo para que el sur-sureste del país no quede rezagado.

Ninguna nación puede permitirse desperdiciar la mitad de su talento, por lo que se necesita asegurar la plena participación de la mujer en nuestro desarrollo.

Necesitamos, en suma, garantizar a todos los mexicanos un piso mínimo que les permita sacar a sus familias adelante.

Esas son nuestras oportunidades para alcanzar un mayor bienestar familiar y lo tenemos que hacer garantizando seguridad como un eje transversal.

A las empresas que invierten y generan empleos, y a las familias que se esfuerzan todos los días para sacar adelante a su familia les ofrezco seguridad de que defenderé su patrimonio, su empleo y su economía familiar.


 

Comentarios