El verdadero profesor del fútbol

Juan Buxadé
28 de Junio 2019
image

Juan Buxadé

El 16 de noviembre del 2005 podría ser uno de los días más tristes en la historia del fútbol uruguayo. En esa fecha el equipo celeste se olvidaba de asistir a Alemania 2006 tras caer en penales ante Australia en el repechaje de la Copa del Mundo.

Pero ese día, viéndolo bien, debería ser feriado en tierras charrúas ya que gracias a dicho resultado Jorge Fossati dejó el timón de la selección y se lo dejó a Óscar Washington Tabárez.

Y es que no podía haber alguien mejor para “educar” nuevamente al fútbol uruguayo que alguien conocido como el Maestro, ya que en los setentas combinó sus grandes actuaciones como defensor central con grandes enseñanzas como profesor de primaria.

A pesar de contar con una enorme historia futbolística, con 2 Mundiales ganados en 1930 y 1950 (con Maracanazo incluido), el fútbol charrúa iba perdiendo brillo gracias a fracasos constantes hasta que Tabárez llegó con su “Proyecto de Institucionalización de los Procesos de Selecciones Nacionales y de la Formación de sus Futbolistas” con el que se dio a la ardua tarea de devolver a Uruguay al lugar futbolístico que merecía.

Una palabra es la piedra angular de la filosofía del Maestro: Respeto.

Respeto a la profesión, respeto a tus compañeros, respeto a la gente que te rodea, respeto a la historia.

Inspirado en la escuela francesa de Clairfontaine, Tabárez creó el Complejo Uruguay Celeste, un bunker tapizado con imágenes de las viejas glorias celestes, donde todas las selecciones, de las cuales él asumió el mando, trabajan en conjunto y bajo un mismo esquema. Y los resultados hablan por sí solos.

Si bien no ha logrado ganar nuevamente una Copa del Mundo, aunque quedó cuarto en Sudáfrica 2010 y se coronó en la Copa América de 2011, el equipo uruguayo hoy en día es admirado en todo el mundo por su tradicional garra sumada a una gran calidad, además de que en su país volvió la ilusión y amor por la camiseta. Cada vez que juega aunque sea un amistoso, no hay nadie en las calles.

No es fácil tener una selección de élite en el deporte más practicado del planeta con un país de poco más de 3.5 millones de habitantes, pero Óscar Washington Tabárez lo ha conseguido en base a un proyecto sólido y estructurado, del cuál han surgido jugadores como Forlán, Godín, Suárez y Cavani (Estos 2 últimos nacieron en Salto, un pueblo de menos de 105 mil personas).

¿Se imaginan que pasaría con un verdadero proyecto de selecciones nacionales en un país de más de 120 millones?



 

Comentarios