Tan bueno como problemático

Juan Buxadé
16 de Agosto 2019
image

Juan Buxadé

Hace unas semanas escribía sobre el drama que rodeaba a Neymar Jr. con el PSG y como su estadía en la ciudad de las luces había sido más bien en penumbras. Y hoy lo vuelvo a hacer porque la situación del brasileño cada vez es peor y aun no tiene una salida clara de la peor decisión que pudo tomar en su vida.

El fin de semana pasado arrancó la Ligue 1 y el Paris Saint Germain, actual campeón del torneo, debutó en el Parque de los Príncipes goleando 3-0 al Nîmes, pero el resultado fue lo de menos ya que la afición parisina en todo momento se manifestó en contra de Neymar Jr. con cánticos y mantas insultándolo. La gente fue clara, no quieren que la camiseta 10 vuelva a llevar el nombre del amazónico.

Ante dicha situación y el deseo del jugador de emigrar, las directivas del Barcelona y Real Madrid han estado en estires y aflojes con la del PSG buscando hacerse con sus servicios, pero la tarea no ha sido nada fácil ya que si algo no le falta al jeque de Qatar es dinero.

Las arcas blaugranas tras contratar a Antoine Griezmann no son las más boyantes y por eso se han empeñado en colocar jugadores en la operación (Se ha hablado de Coutinho, Rakitic, Semedo, Umtiti) pero aun ninguna oferta ha cuajado. El Real Madrid también ha ofrecido futbolistas (Modric) y  dinero pero Nasser Al-Khelaifi y Leonardo, Presidente y Director Deportivo del club respectivamente, siguen deshojando la margarita.

La salida de Neymar es inminente pero más que negociaciones entre clubes, ahora parece que se ha llegado a una subasta.

Un tema aparte es las cualidades del extremo son espectaculares, pocas personas en la historia han tenido su técnica individual y capacidad de desborde pero la magia que genera en el terreno de juego desaparece fuera de él donde ha tenido problemas con más de uno, por eso mismo llegue a donde llegue, las dudas estarán presentes.

Neymar es un crack pero al día de hoy parece que Bartomeu y Florentino se andan matando por hacerse con sus servicios más por miedo de verlo vestido con la camiseta del eterno rival que por su calidad.

Todavía quedan más páginas que escribirse de esta historia y como película de Alejandro González Iñárritu, el final más inesperado puede llegar. Por lo pronto Neymar no es tomado en cuenta por su entrenador y en los despachos, se está viviendo uno de los partidos más disputados de la historia.

 

Comentarios