Pide a entidades adoptar la Alerta de Género

Elliott Ruiz
12 de Octubre 2018, 05:13 p.m.
Foto: Elliott Ruiz
Foto: Elliott Ruiz

Olga Sánchez Cordero, próxima Secretaria de Gobernación, pidió no temer a la implementación de la misma

Monterrey.- Olga Sánchez Cordero, próxima Secretaria de Gobernación, invitó, a los todos los estados de la República, a no temer la implementación de la Alerta de Género.

"Los gobiernos, sobre todo estatales, se resisten a la Alerta de Género. Piensan que su imagen va a dañarse. Y es todo lo contrario. Estos crímenes no son crímenes de Estado, son crímenes entre particulares.

"Cuando un gobierno emite la alerta de género va a atender el problema y va a prevenir el problema que no es de él", explicó.

La ex magistrada se pronunció así ante estudiantes de Derecho del Tecnológico de Monterrey, a quienes habló en la Sala Mayor de la Rectoría, en el Campus Monterrey.

Cordero aseguró que en su paso por la Suprema Corte de Justicia de la Nación vio casos terribles de violencia contra la mujer en los que la consecuencia final era la muerte.

"Una mujer que es violentada en su hogar, por su marido, su pareja, su novio, su esposo o cualquier tipo de relación de este tipo, yo les puedo asegurar que es la crónica de una muerte anunciada", dijo.

Para la también senadora, este fenómeno se debe a la sociedad patriarcal que impera en México, en donde la mujer se convierte en objeto del hombre.

"Hay un sistema de suprasubordinación todavía arraigado. La mujer es patrimonio del esposo, del marido, del novio y como es su patrimonio personal puede hacer lo que quiera con ella y si quiere matarla... p's la mata. Y si quiere pegarle y agraviarla y tener una verdadera violencia física, emocional o económica, también...", lamentó.

La solución, indicó Cordero es la educación y el empoderamiento de la mujer. "Educación en donde se cambie esta concepción para tener una relación igualitaria. Empoderamiento económico para que no dependa del hombre", dijo.

Además, narró cómo hace 50 años, cuando estudiaba en la Universidad Nacional Autónoma de México, la mujer no podía hacer nada sin la autorización del hombre.

"Para acreditar mi materia, me tuve que aprender todas las causales de divorcio, una por una. Para, 50 años después, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, declararlas todas inconstitucionales", agregó.