Piden transportistas reformar reglamento vial

Redacción ABC
07 de Septiembre 2018, 05:20 p.m.
Piden transportistas reformar reglamento vial

Foto: Archivo

Opinión de Cofece dice que es discrecional y costoso, genera incertidumbre, reduce incentivos, expansión de competidores y entorpece continuidad de la actividad

Ciudad de México.- El Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) emitió la opinión (OPN-004-2018) en la que recomienda a los poderes Ejecutivo y Legislativo del estado de Nuevo León que reformen los reglamentos homologados de tránsito y vialidad de los municipios que integran la Zona Metropolitana de Monterrey , pues contemplan un régimen de permisos que es discrecional y costoso para el transporte de carga, lo que genera incertidumbre, reduce los incentivos para la entrada y expansión de competidores y entorpece la continuidad de la actividad.

En mayo de este año, la Secretaría de Economía solicitó a la COFECE la emisión de una opinión en materia de competencia y libre concurrencia respecto de los reglamentos, pues consideró que deterioran la competitividad de múltiples sectores económicos y tiene efectos adversos en el proceso de competencia y libre concurrencia en área metropolitana.

Entre 2016 y 2017, diez municipios de Nuevo León aprobaron reformas a sus reglamentos de tránsito y vialidad en los que, de forma homologada, restringen la circulación de los vehículos de carga pesada en vías que no formen parte de la red troncal, así como un régimen de permisos temporales para que ciertos vehículos de transporte de carga pesada circulen en algunas vías restringidas y limitadas de dichos municipios.

La regulación del transporte de carga, en principio, busca conseguir objetivos de política pública relevantes como establecer condiciones de seguridad a las que se deben ajustar los vehículos y sus conductores. No obstante, al analizar los reglamentos, la Comisión identificó algunos obstáculos a la competencia, entre los que destacan:

·         Discrecionalidad en el otorgamiento y temporalidad de los permisos, ya que los reglamentos no establecen criterios objetivos o parámetros para resolver estas solicitudes.

·         Costos de permisos excesivos e inflexibles, pues los ayuntamientos aplican un amplio rango de cuotas sin que existan parámetros o criterios para hacerlo. Por otro lado, para circular en las vías restringidas y limitadas de un municipio a otro, las unidades vehiculares deben solicitar y pagar, cada 30 días y a cada localidad, un permiso.

Estos obstáculos generan incertidumbre y reducen incentivos para participar en el mercado, lo que disminuye la oferta, aumenta los precios y afecta la calidad del autotransporte de carga, en detrimento de clientes y/o consumidores finales, principalmente, en el transporte de última milla, para el cual no existen sustitutos. Además, imponen altos costos para que nuevos participantes puedan entrar al mercado, y para que proveedores de otras regiones del estado o del autotransporte federal público o privado, así como a las pequeñas empresas, puedan acceder al servicio.

La Comisión recomendó realizar las reformas normativas necesarias para eliminar dichas distorsiones, y contemplar un esquema que establezca de manera clara y previsible los requisitos técnicos y de seguridad que se buscan conseguir, para que estos sean objetivos, razonables y verificables. Lo anterior, tomando en cuenta la práctica internacional y el propio marco jurídico federal en nuestro país (Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal) que prevén mecanismos regulatorios más flexibles en el mercado de servicios de autotransporte de carga. Esto permitirá una mayor competencia en una actividad que resulta estratégica para la competitividad de una región.

El autotransporte de carga es el medio predominante en México para recolectar las mercancías de los centros de producción y hacerlas llegar al mercado final para su consumo; en 2017 representó 3.1 por ciento del Producto Interno Bruto en nuestro país y a nivel nacional se integró por más de 917 mil vehículos. En particular, el parque vehicular para el autotransporte de carga en Nuevo León está conformado por 129 mil unidades que atienden a 169 mil unidades económicas y 94 parques industriales y/o tecnológicos del estado.