Poda contra mutilación: ¿diferentes?

Redacción ABC
19 de Diciembre 2017, 06:54 a.m.
Poda contra mutilación: ¿diferentes?

Foto: Archivo

El corte de ramas de árboles a manos de personal sin conocimiento es uno de los errores urbanos más comunes

Monterrey.- Cada invierno muchos de nuestros árboles urbanos son víctimas de severos y a veces irreparables daños debido a la muy equivocada creencia de que deben ser podados para mejorar su desarrollo para la siguiente primavera.

Ante la errónea idea que sus hojas son consideradas por muchas per­sonas como "basura" y un elemento indeseable porque "ensucian" calles, cocheras y patios, las mutilaciones y destrucción de la copa de los árboles provocan severos daños a sus proce­sos fisiológicos, poniendo en riesgo su salud y, sobre todo, su longevidad.

Un árbol que es desprovisto cons­tantemente de sus ramas, hojas y copa, pierde no solamente su belleza esté­tica, sino su equilibrio estructural, su forma y su capacidad para proveer de valiosos servicios ambientales.

Las mutilaciones de arbolado ur­bano nos provocan una disminución de nuestra riqueza y calidad en el pa­trimonio forestal urbano.

La poda de un árbol se debe hacer solamente en casos estrictamente ne­cesarios para cumplir con aspectos como: disminuir riesgos de daños en personas y propiedades, arreglar su aspecto estético y mejorar su salud.

La intervención de la copa de un árbol sólo puede ser ejecutada por una persona con conocimientos espe­cializados de arboricultura, que tiene estudios y la preparación necesaria para determinar en qué momento se debe hacer, qué ramas habrá de retirar y cómo hacer los cortes.

Una persona con conocimientos so­bre mantenimiento de árboles, analiza con mucho cuidado todas y cada una de las ramas que habría de retirar.

Intervenir la copa de un árbol es el equivalente a hacer una operación quirúrgica hecha por un cirujano, así de especializado es el trabajo de la poda.

¿Qué está pasando?

Desafortunadamente, existe una muy extensa población de "trabajadores" improvisados que timan y engañan a la comunidad haciéndose llamar jar­dineros, que con el uso de machetes y hachas ofrecen servicios de poda.

Si consideras que tu árbol necesita ser podado busca empresas especia­lizadas en poda y derribo de árboles. Una empresa especializada y que es responsable y profesional siempre te pedirá que cuentes con un permiso municipal a fin de proceder a darte el servicio.

Además, busca que la persona que te dé el servicio cuente con la acreditación como arborista certificado por la AMA (Asociación Mexicana de Arboricultura).

Si no sabes a quién acudir para la poda de tu árbol, comunícate a la AMA para que te ayuden a localizar uno en tu ciudad o que te den orientación.

Recuerda que la poda de un árbol aun cuando sea menor, debe contar con la autorización de la Dirección de Ecología Municipal. En Nuevo León, la mutilación y destrucción de árboles urbanos están considerados como delitos y son penados con severas sanciones.