Quieren legalizar aborto por violación en Ecuador

EFE
20 de Septiembre 2019, 21:17 horas.
Quieren legalizar aborto por violación en Ecuador

Foto: Efe

Muchas mujeres se alzaron en este país después de que los políticos prohibieran el aborto en casos de violación

Quito.- Una nutrida manifestación de feministas se realizó hoy en la capital ecuatoriana, en protesta por la negativa de la Asamblea Nacional (Parlamento) a dar paso a una iniciativa para despenalizar el aborto en caso de violación, entre otras causales.

Varios cientos de personas marcharon por las calles del centro de Quito, desde el parque El Ejido hasta los exteriores de la Asamblea Nacional en rechazo a la decisión de la cámara que el pasado jueves, por sólo seis votos de diferencia, no aprobó esa reforma.

"Queremos hacer presión para conseguir que el aborto por violación consiga el veto presidencial para que se deje de obligar a mujeres y a niñas a parir a esos hijos que han sido producto de una violación", reivindicó a Efe la activista Carolina Peña.

Sobre las estadísticas oficiales que advierten de que en el país andino cada año se producen más de 2.180 casos de niñas, menores de 14 años, que se ven obligadas a dar a luz y sus hijos que son producto de violencia sexual, Peña aseveró que a las menores se "les está cortando la vida".

En este sentido, argumentó que esas niñas se ven obligadas a dejar de estudiar, lo que provoca que no puedan acceder a empleos dignos y deban pasar una serie de condiciones que les impide el acceso a tener una mejor calidad de vida.

"No se trata de obligar a abortar, se trata de dar la oportunidad a que esas mujeres (que sufren un embarazo producto de una violación) tengan la oportunidad de decidir si quieren tener a su hijo o no", complementó la manifestante.

Por su parte, otra de las activistas, Pamela Ortiz, aseguró que la mayoría de las niñas que sufren esta situación pertenecen a los sectores sociales más empobrecidos del país.

Debido a esto, "tienen que sufrir el no tener una buena asistencia sanitaria en el parto", reflexionó la activista.

Quienes se oponen a este derecho "nos acusan de que queremos legalizar el aborto porque no queremos usar condón y eso es absurdo, ya que tenemos acceso a anticonceptivos como todo el mundo, pero en una violación no puedes pedir (que el violador) use condón", protestó.

Tras el encuentro inicial de las activistas en el parque El Ejido, las manifestantes, cuyo número creció en minutos, se congregaron para a escuchar a una de sus compañeras,


"En Ecuador cada día 7 niñas menores de 14 años son forzadas a parir a sus hijos, todos fruto de la violación, condenándolas así a una vida llena de sufrimiento físico y psicológico, negándoles para siempre a las víctimas de violencia sexual el acceso a la justicia, la reparación y una vida digna", continuó Carolina Loamanchín, otra activista,  que contuvo sus lágrimas durante la lectura.

"En el momento histórico en el que al fin se podía garantizar el acceso a la justicia a las mujeres víctimas de la violencia sexual (...) ustedes, señores asambleístas, deciden lavarse las manos con la sangre de nuestras muertas en abortos clandestinos y, en parte, de niñas cuyos cuerpos no soportan el parto", acusó la portavoz.

Tras el manifiesto, los activistas se lanzaron a la calle en dirección al Palacio de Gobierno al grito de "Era virgen, la violó el cura y ahora el Estado dice que es su culpa".

"Saquen sus rosarios de nuestros ovarios" y "no son pro-vida, son anti-derechos", gritaron entre otros cánticos que también se entonaron en la marcha.

Junto a ellas, pancartas que rezaban: "No son madres; son niñas violadas", "Madres por decisión, no por violación", "No te obligamos a abortar; tú no obligues a parir" y "Ante muros que se construyen; mujeres que los destruyen", entre otras.

En la manifestación, una mujer joven que portaba un "armador" o "percha" y que tenía las manos teñidas de rojo, al simular sangre, levantaba también una pancarta que rezaba "Nunca más", una frase que plasma el ideal de la lucha feminista.

Explicó a Efe que, si "desarmas el armador, introduces la parte del gancho por tu vagina, rascas el interior de tu cuerpo con la percha, exponiéndote a infecciones y heridas internas, tienes la forma en la que aún se practican muchísimos abortos clandestinos en Ecuador".

A lo largo de la marcha, las manifestantes, cuyo número aumentaba a medida que desfilaban por la zona céntrica de Quito, intentaron ingresar a la Plaza Grande, situada en el centro histórico de la ciudad y que alberga el Palacio de Gobierno y el Arzobispado de Ecuador.

En ese momento, se produjo un roce con la policía, que arrojó botes de gas lacrimógeno para frenar la marcha. 

fiiart