Transporta y ofrece 'risoterapia' a regios

Vianca Treviño
27 de Febrero 2018, 11:00 a.m.
Transporta y ofrece risoterapia a regios

Foto: Dante Cabrera

Impresiona conductor de Uber a pasajeros al mostrar su talento para interpretar personajes

Monterrey.-  Diariamente regiomontanos experimentan "risoterapia" al transportarse con el conductor de Uber Juan Ángel Aguirre. Desde hace un año, recordó Aguirre, comenzó a entretener a sus pasajeros al interpretar voces de personajes de caricaturas como Barney, Bob Esponja, Patricio Estrella, Calamardo, Don Cangrejo, Dora La Exploradora, El Chavo del 8, Ñoño, Quico, Cepillín y hasta Chabelo.

Alrededor de 30 voces son las que hace este peculiar chofer para divertir a la gente durante cada trayecto.

En entrevista para ABC, Aguirre mejor conocido como "Uber Voices" comentó que viaja 45 minutos hasta la Sultana del Norte para trabajar 10 horas diarias, pues es originario de Santiago, Nuevo León.

El talentoso conductor explicó que es pianista profesional y anteriormente trabajaba tocando en restaurantes y casinos, pero al haber cambios administrativos y recortes perdió su empleo.

Juan Ángel dijo que durante un año que lleva laborando siente que puede motivar a que los regios cambien su manera de ver los obstáculos diarios.

"Todos necesitamos poner nuestro granito y dejar de lado la amargura, la envidia, la crítica y el estar peleando. Creo que México ya ha pasado por demasiadas cosas que creo que ya estamos hartos, hay veces que yo también me canso y tengo muchas molestias. Tengo mucho coraje a veces, pero yo mismo debo de hacer cambios y digo: ´la vida no es así, la vida es para estar alegres y contentos, estamos vivos´. Hay que hacer un cambio, creo que debemos de cambiar ahora", señaló Aguirre.

Además agregó que el estrés al que están expuestos los regios hace querer hablar con mucha gente para sentirse productivo y divertirlos en cada "carrera" (viaje).

"Siempre vamos platicando para romper el hielo porque Monterrey es una de las ciudades más importantes de México y también es una ciudad que vive muy rápido. Los coches, el estrés, los pagos y la gente se sube y va chateando o desahogándose", mencionó.