Trump endurece TLC por política migratoria

Redacción ABC
22 de Junio 2018, 06:00 a.m.
Trump endurece TLC por política migratoria

Foto: Archivo

Presidente de EU asegura que México no detiene a los migrantes y por eso presiona con tema comercial

Washington.- El presidente estadounidense, Donald Trump, admitió hoy que su dura postura frente a México en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan) es una represalia porque considera que el gobierno mexicano se niega a ayudar a Estados Unidos a frenar los flujos migratorios que llegan principalmente desde Centroamérica a través de su territorio.

"México no está haciendo nada por nosotros. Tienen las más fuertes leyes migratorias, podrían hacer lo que quisieran, podrían mantener a la gente fuera de México. (Los migrantes) caminan por México como si fuera Central Park.

"Es ridículo. México no hace nada por nosotros. El Tlcan es un terrible trato para EU y México está haciendo 100 mil millones de dólares al año a expensas de nosotros por el terrible Tlcan, y estoy siendo duro. Una de las razones por las que soy duro con el Tlcan es porque no hacen nada por nosotros en la frontera", dijo Trump a reporteros durante una reunión con su gabinete.

"Francamente, ellos alientan a la gente a caminar por México y entrar a EU, por- que son narcotraficantes, tratantes de personas, ´coyotes´, verdaderas bellezas las que obtenemos. México no está haciendo nada por nosotros, excepto tomar nuestro dinero y enviarnos drogas. Podrían parar este problema (crisis migratoria) en dos minutos y nosotros no tendríamos que hacer nada. Pero México no hace nada. Habla bien, pero no hace nada", aseguró el mandatario sin ofrecer evidencia para apoyar sus declaraciones.

El mandatario, que persiste en que la crisis humanitaria provocada por la orden de su gobierno de separar niños de familias inmigrantes en la frontera es culpa de otros, ha sugerido que México tiene responsabilidad, y este jueves buscó afirmar esa narrativa.

Melania visita McAllen

Melania Trump, Primera Dama de Estados Unidos, viajó este jueves a la ciudad fronteriza de McAllen, Texas, para visitar los centros de detención para menores inmigrantes.

Expresó su deseo de ayudar a reunir "rápido" a los niños que fueron separados de sus padres, tras cruzar la frontera sur del país sin papeles.

Su acción fue celebrada por usuarios de redes sociales, pero instantes después fue envuelta por la polémica. Al bajar y subir al avión, llevaba puesta una chamarra color verde militar que tenía impreso el mensaje "I really don´t care. Do U?". Se traduce en español como: "Realmente no me importa, ¿a ti?".