Va 'muerte digna' a consulta nacional

Jair Ibarra
12 de Julio 2018, 06:00 a.m.
Va muerte digna a consulta nacional

Foto: Especial

Se promoverá en todo el país ley de voluntad anticipada, informa Olga Sánchez, próxima titular de Segob

Ciudad de México.- El próximo Gobierno Federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, promoverá en todo México la Ley de Voluntad Anticipada, que contempla el derecho a una muerte digna para un en­fermo terminal.

"Se promoverá en todo el territorio la Ley de Voluntad Anticipada, y en todas las entidades federativas que aún no cuenten con ella se promoverán reformas en los Códigos Civiles para consagrar el dere­cho a una muerte digna", dijo Olga Sánchez Cordero, futura titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Sánchez Cordero, exministra de la Su­prema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), dio a conocer esta postura en una reciente conferencia en el Colegio de Notarios de la Ciudad de México.

La Ley de Voluntad Anticipada permite a un enfermo expresar por adelantado el tipo de tratamiento médico que se quiere recibir ante enfermedades terminales o accidentes.

Entre otros puntos, esta ley regula la de­cisión de las personas de ser o no sometidas a procedimientos médicos o tratamientos que puedan alargar su vida en la etapa ter­minal, cuando ya no se pueda mantener de forma natural.

En México, la Ciudad de México y una decena de las demás 31 entidades federa­tivas -los estados de Aguascalientes, Chi­huahua, Coahuila y Estado de México, entre otros- cuentan con esta legislación.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Muerte Digna 2016 elaborada por la entidad Por el Derecho a Morir con Digni­dad (DMD), 68.3 por ciento de los mexica­nos se posicionan en favor de la opción de poder adelantar la muerte en caso de que la persona esté en fase terminal, mientras que 31.7 por ciento están en contra.

Sin embargo, en esta encuesta los re­sultados fueron más cerrados cuando se preguntó a la población si estaba de acuerdo con que sea el médico quien ayude a morir proporcionando sustancias letales, con 56.4 por ciento en favor por 43.6 por ciento en contra.

Cabe diferenciar la eutanasia del suicidio asistido, siendo la primera cuando el doctor aplica una inyección letal a un paciente en estado terminal y la segunda cuando el paciente mismo se administra un fármaco.