Van varones a paso seguro en el ballet

Vianca Treviño
12 de Abril 2018, 06:00 a.m.
Van varones a paso seguro en el ballet

Foto: Especial

Aunque aún existen prejuicios y trabas, cada vez son más los hombres que deciden seguir su sueño y dedicar su vida al ballet

Monterrey.- Aunque los varones que ambicionan introducirse en la danza clásica siguen enfrentándose a prejuicios y tabúes, cada vez son más los que deciden perseguir sus sueños y mostrar su talento.

José Manuel Carreño, director artístico del Ballet de Monterrey, comentó que "a través de muchos años siempre ha sido más fácil tener la influencia femenina en lo que es el ballet, yo provengo de Cuba y allá es influencia tanto femenina como masculina y creo que aquí también poquito a poquito, suave suavecito, creo que se ha incrementado ese amor por la danza. Creo que hoy hay muchos más bailarines hombres que antes".

Guillermo Villafuerte, quien pertenece al Ballet de Monterrey, indicó que actualmente son 60 bailarines de los cuales no llegan ni a los 20 varones.

El bailarín de 32 años comentó que es una carrera muy difícil porque se requieren muchos factores, como ser bueno técnicamente, destacar dentro de muchos, ya que la bolsa de trabajo es mínima y como resultado no puede haber demasiados bailarines en una sola compañía.

"Ahora los varones acuden a hacer el examen de admisión y eso es muy bueno para todos en general porque bien decía mi padre: ´no hay princesa sin príncipe´. Entonces, tenemos muchas princesas, pero siempre va a hacer falta un príncipe para contar una historia", expresó.

Villafuerte, quien interpretará el próximo 27 de abril a la Viuda Simone en "La Fille Mal Gardée" (La Niña Malcriada), explicó que "afortunadamente estamos en un país como México porque realmente sí apoya, no como quisiéramos, pero sí hay apoyo a la cultura. Lo que no hay es difusión y apertura, cuando hemos ido a bailar a otros estados me ha tocado ver que un niño de 9 años le dice a su mamá: ´ves, mamá, él es hombre y baila, ¿por qué a mí no me dejas?´, así que apoyo sí hay, pero lo que no es esta apertura de dejar que mi hijo se desenvuelva en cualquier carrera artística, como música, artes plásticas, cinematografía. Es lo que yo creo que hace falta", detalló.

Además añadió que sus maestros varones decían que estudiar danza o arte en general no era bien visto. Por esto, ellos tuvieron que picar piedra y ser el parteaguas de una nueva gene- ración en el país para que se disfrutara de una apertura para estudiar lo que se desee, debido a que el ballet o la danza clásica es muy estigmatizada.

Por otra parte, Raúl Contreras, estudiante de la Escuela Superior de Música y Danza de Monterrey, dijo que el apoyo de sus padres siempre fue incondicional, sin embargo "claro que cuando yo les dije que quería estudiar esto y tenía la inquietud fue así como que ´¿por qué no eres abogado, doctor o ingeniero?´, pero es ahí cuando me dicen adelante".

Contreras mencionó que actualmente hay una evolución en su carrera porque son 12 personas las que egresarán este próximo ciclo.

"Mi generación es un claro ejemplo de la evolución, porque a pesar de que somos 5 varones representamos un cuarenta por ciento. Cuando la generación pasada no había ningún varón, o sea se graduaron puras mujeres", finalizó.